jueves, 9 de diciembre de 2010

No sabes todo lo que te extraño, hace más de una semana que no te veo y me estoy volviendo loca, necesito que me hagas reír, que me digas “faquí”, “flore” y demás. Esto me está matando, me envuelvo en una desesperación por sostenerme de alguien, quiero que alguien me entienda, me quiera, me de calor. Sos todo, mi comida, mi buen humor, mis ganas de sentir amor nuevamente. Comparo mi pasado con vos y sos una luz brillante que promete iluminar toda la oscuridad que me rodea.

Muchas veces pienso que no quiero que juegues conmigo, prefiero las cosas claras como van hasta ahora, sin problemas. Te pido que no te vayas de mi lado, cada minuto que no estas me vuelvo más débil. Estoy aquí sentada, confesándote todo lo que me haces sentir, estoy abriendo mis alas, te estoy regalando mis secretos, ya no tengo nada que esconder.

Me dejas sin aliento cada vez que te veo, me cubrís de sueños y haces latir mi corazón rápido, muy rápido. Lo más gracioso es que sabes que no puedo resistirme, y a pesar de que somos dos mundos diferentes nos entendemos muy bien. Te quiero, y lo quiero evitar, pero no puedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario