viernes, 26 de noviembre de 2010

Ok, porque tenías que decirme que me amabas? Todo iba bien, hasta que se te cruzo por la cabeza decirme que todavía me seguías queriendo. Porque siempre vuelvo a tus brazos una y otra vez? No lo entiendo, me doy la cabeza contra la pared miles de veces tratando de olvidarte, de dejar que el viento se lleve nuestra historia, que siempre fue tan fuerte, me siento peleando con el ojo de la tormenta. Me abrazabas, me besabas como si nunca nos hubiéramos distanciado, todo era como antes, hasta perfecto diría yo. Me pediste que me quedara a dormir contigo, acepte, no sé por qué mierda acepte. Di vueltas en tu cama para dormirme, en mi cabeza estaban invitados todos los recuerdos, y en mi cuerpo los sentimientos no me dejaban quedarme quieta, que me repetían una y otra vez, “sos una boluda, que haces acá? Sos una boluda, no te quedes”. El odio que sentía por estar a tu lado, el amor que quizás ya no sienta, el rencor de todas las peleas antiguas, la alegría de sentirme amada, la tristeza de saber que no podemos volver, no quiero volver.

Ya no sé qué es real, a tu lado no puedo ser yo. Me siento atada, y no necesito eso en mi vida. Siempre fui libre, libre de hacer lo que me plazca. A tu lado no puedo, todo te molesta, todo te pone celoso, si ayer solamente con contarte que me tatué con un amigo lo mismo casi te agarra un ataque al corazón (debo admitir que me gusto verte celoso). Hoy tengo la cabeza enmarañada con millones de cosas, con el viaje a córdoba con los chicos, que espero que salga todo bien, tiene que salir todo bien. Mañana que tengo que laburar, laburar? Como si fuese difícil hacer de árbitro en una fiesta jaja. No sé, No me soporto, no me tolero, chau.

No hay comentarios:

Publicar un comentario