domingo, 21 de noviembre de 2010

Estaba sentada con la cabeza apoyada entre las manos, aburrida y desganada, sin saber si salir o quedarme en casa, en realidad da igual, ya no puedo hablar de mis cosas intimas con nadie, tal vez la falta de confidencialidad sea mi culpa mía, el asunto es que las cosas son como son y lamentablemente no se pueden cambiar, en fin abriré mi propio camino y me tragare mis lagrimas! La cabeza me da vueltas, y últimamente por las noches, cuando me pongo a pensar los múltiples defectos que se me atribuyen, la gran masa de cosas que debo considerar me confunde de tal manera que o bien me echo a reír o bien llorar, según como este de humor, y entonces me duermo con la extraña sensación de querer otra cosa de lo que soy, o de ser otra cosa de la que quiero, o quizás también hacer otra cosa de la que quiero o soy.
Si dios existe me quiere poner a prueba tanto ahora como màs tarde ¿quien sino yo misma me consolarà? porque a menudo necesito consuelo, muchas veces no soy lo suficiente fuerte y fallo màs de lo que acierto, lo sè. Cada ves intento mejorar, todos los dìas. Me vienen tantas cosas a la cabeza cuando estoy sola por las noches y tambièn durante el dìa, cuando tengo que soportar a todos los que ya me tienen harta y siempre interpretan mal mis intenciones, me tendre paciencia conmigo misma, prometo que a pesar de todo perseverarè, Sòlo que me gustaria ver los resultados o que alguien que me quisiera me animara a seguir, no me juzgues, sino considerame como alguien que a veces siente que està rebosando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario