lunes, 8 de noviembre de 2010

Inexplicablemente siento ganas de gritar, siento que algo que me presiona las sienes y no me deja respirar, un nudo en la garganta que cada vez es más grande y me amenaza con asfixiarme. Que es lo que siento en realidad? Son un conjunto de sentimientos totalmente opuestos que me llevan a ser lo que soy hoy, una persona que no se encuentra por más que se busque. Quizás ayer estaba feliz, feliz? Creo que me olvide de lo que era ser realmente feliz, Hoy duele… mañana solo será un recuerdo dice mi abuela.Sigo despreciando todo lo que me rodea, todo lo hago por inercia, duermo, lloro, vengo a la computadora, lloro y de vuelta a empezar. Necesito, que es lo que verdaderamente necesito? Me pregunto cada vez que abro los ojos, la respuesta la sigo esperando, odio esperar, es algo que me irrita me saca de mis casillas.Espere por tener un poco de valor 9 años para contar un secreto, espere por un gran amor tres años, espere toda una vida desaparecer, creo que quedo claro que esperar no me gusta.Anoche soñé que estaba en el medio de una tormenta y me sentía totalmente vacía, asustada, y de repente caía un rayo, me cegó, todo quedo totalmente blanco y me desperté. Nunca soñé cosas así, pero me asuste, sentí pánico, pánico que en la vida real este sola como en el sueño luchando contra una tormenta tan fuerte y que en un segundo quede todo en la nada misma, hundirme en la nada misma.Trato de no sentir nada por nadie, solo amistad y un inmenso cariño por mis amigos, obvio. Pero cada vez que conozco un chico envuelvo mi corazón en hielo, tengo miedo, miedo a enamorarme nuevamente, entonces cada vez que empiezo a sentir algo por alguien me alejo en vez de hacer todo lo contrario.Estuve dos años de novia, sufrí y por mas esfuerzo que hacia para mantener mi relación con el, todo al final era en vano. Sus mentiras, sus golpes y la montaña de recriminaciones apagaron todo el amor que alguna vez sentí por el, muchas veces imagino que pudo llegar a pasar si no hubiéramos cometido tantos errores… lo ame, no lo puedo negar. Ahora no queda nada solo espacios vacíos, cartas, ositos de peluche y millones de recuerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario